Historia

A 150 años de la fundación de la Primera Internacional - La clase obrera necesita una Internacional revolucionaria

Escrito por: 

Alan Woods

Marx y EngelsEl 28 de septiembre de 1864, delegados de distintos países se reunieron en St Martin’s Hall de Londres. Era el intento más serio hasta la fecha de unir las capas más avanzadas de la clase obrera a escala internacional. La reunión fue convocada como un acto de solidaridad internacional en respuesta al alzamiento polaco de 1863. [Lee también el Manifiesto Inaugural de la Asociación Internacional de Trabajadores, de Carlos Marx]

Fecha: 

28 de septiembre de 2014

Teoría Marxista: 

La Izquierda Socialista: 

A 1968 no debemos recordarlo melancólicamente, sino como una guía para la lucha de hoy

Escrito por: 

Claudio Román, CLEP
Alvarez_no_0.jpgMientras escribíamos las últimas líneas de este artículo, nos llegó la lamentable noticia de que Raúl Álvarez Garín perdió la batalla contra el cáncer. En 1968, este joven de ideas comunistas, se convirtió en delegado del Consejo Nacional de Huelga (CNH) por la Escuela Superior de Física y Matemáticas del IPN y en uno de los principales dirigentes del movimiento. Fue un militante de izquierda hasta el día de su muerte. Cuando publicaba su periódico Corre la Voz, en más de una ocasión nos brindó su local para tener reuniones que nos ayudaran a la organización y la formación política. En diversas ocasiones visitó nuestras escuelas para hablar de la lucha de 1968 que siempre levanta interés entre los estudiantes de una generación tras otra. Recordamos sus palabras en una de esas charlas organizadas por el Comité de Lucha donde nos llamaba a los estudiantes presentes que lucháramos por mejorar las instalaciones, que lucháramos por sacar un periódico, por construir un partido revolucionario, contra las cuotas o por el socialismo, pero que hiciéramos algo, que despertáramos y actuáramos. Él sabía bien de la importancia de tener un estudiantado activo, crítico, movilizado y politizado. Raúl muere, pero el ejemplo de la lucha de la generación de 1968, de la que él jugó un papel destacado, seguirá viva. 

Fecha: 

27 de septiembre de 2014

Teoría Marxista: 

Nacional: 

La vigencia de la lucha por el socialismo en América Latina a 41 años del golpe de Estado en Chile

Escrito por: 

Adrián Alvarado

Confirma-corte-chilena-suicidio-de-Salvador-Allende.jpg

El derrocamiento violento del gobierno de Salvador Allende en septiembre de 1973, deja importantes lecciones para el movimiento obrero y revolucionario en América Latina. El cacareado discurso del respeto a la democracia y sus instituciones emanado desde Washington y repetido por las oligarquías locales, esconde tras de si el monopolio que ejercen sobre las decisiones políticas y económicas un puñado de grandes empresarios; cuando estos sienten amenazados sus privilegios no dudan en transgredir a las mismas instituciones y la misma democracia les importa poco o nada, tal es el caso del golpe de Estado en Chile en 1973, pero también lo demuestran los recientes acontecimiento en nuestro continente.
 

Fecha: 

11 de septiembre de 2014

Teoría Marxista: 

La I Guerra Mundial – Parte IV: En el abismo

Escrito por: 

Alan Woods

Las tensiones entre las grandes potencias europeas, que estaban enraizadas en última instancia en la lucha por los mercados, las colonias y las esferas de influencia, estaban aumentando de manera constante en las décadas anteriores a 1914. Éstas encontraron su expresión en una serie de "incidentes", cada uno de los cuales contenía el potencial para el estallido de la guerra. Si no alcanzaron esta conclusión lógica fue porque las condiciones objetivas no estaban todavía suficientemente maduras. Estos incidentes son similares a los pequeños deslizamientos de tierra que preceden a una avalancha importante.

Ver [Parte I] [Parte II] [Parte III]

Fecha: 

3 de agosto de 2014

Teoría Marxista: 

La I Guerra Mundial – Parte II: Al borde del abismo

Escrito por: 

Alan Woods

Los autodenominados filósofos del postmodernismo niegan la posibilidad de encontrar una explicación racional a la historia de la humanidad. Se alega que no hay leyes generales, ni factores objetivos que se escondan detrás de la conducta de los individuos y determinen su psicología y comportamiento. Desde este punto de vista – el punto de vista de la subjetividad extrema – toda la historia está determinada por individuos que actúan según su propia voluntad. Tratar de encontrar una lógica interna en este mar turbulento y sin ley sería un ejercicio tan inútil como tratar de predecir la fuerza y posición precisas de una partícula subatómica individual [Ver Parte I].

Fecha: 

Londres, 4 de julio de 2014

Teoría Marxista: 

El canibalismo tuvo su razón de ser

Escrito por: 

David García Colín Carrillo

110_3039-staden1.jpgDe acuerdo con el gran antropólogo Marvin Harris existen elementos para sostener que en muchas sociedades con un nivel de desarrollo de jefaturas, que están en el umbral de la civilización, se observa un aumento del fenómeno de sacrificios humanos y canibalismo bélico.  En este tipo de sociedades, como sucede en las sociedades cazadoras recolectoras –donde los enfrentamientos armados son escasos-, las guerras constituyen un medio para dispersar a las poblaciones y aliviar la presión sobre los cotos de caza, pesca o labranza. La productividad del trabajo en estas sociedades aún no alcanza el grado suficiente para que los prisioneros de guerra sean absorbidos como mano de obra esclava, el objetivo de las guerras intertribales no es obtener más fuerza de trabajo sino dispersar a las poblaciones sobre un territorio más amplio. Por ello los iroqueses arrancaban los cueros cabelludos de los vencidos o, incluso, se comían sus corazones; no tenía sentido llevarlos como prisioneros al ser simplemente más bocas para alimentar. Consumir la carne del enemigo era visto como una forma de incorporar el poder, la valentía y el arrojo del enemigo. Estas sociedades no hacían la guerra para sacrificar a los vencidos o comerlos, realizaban sacrificios porque no tenían otra cosa que hacer con los prisioneros de guerra. El desarrollo de la horticultura –labranza a pequeña escala, propia de las tribus o jefaturas- aumenta la presión sobre las tierras cultivables y, por ende, aumenta la frecuencia de los encuentros bélicos.  

Fecha: 

Julio de 2014

Teoría Marxista: 

Páginas

Suscribirse a RSS - Historia